Que nadie se asuste con el titular de esta entrada. Las únicas “aletas de tiburón” que llegarán a nuestra ciudad serán en forma de separadores para los carriles de bus-taxi. Se trata de un nuevo modelo, así denominado por su forma, que comenzará a verse en pocos meses por nuestras principales avenidas en sustitución de los polémicos separadores de hormigón que tanto disgusto nos ha traído. Y es que más vale tarde que nunca, cierto, o también: “rectificar es de sabios”, aunque esto para nuestro ayuntamiento no sea ‘Santo de su devoción’ puesto que en ningún momento han declarado haberse equivocado. Quizás sea el momento para subrayar que nuestro Alcalde acierta sólo cuando rectifica, algo que nunca –salvo esta excepción- sucede. Este modelo, que podéis observar en la fotografía superior, denominado “aleta de tiburón”, ya se emplea en algunas ciudades españolas, como Madrid. El Ayuntamiento sacará a concurso estos nuevos elementos en breve y prevé acelerar el proceso para adjudicar su contratación y que se puedan instalar este verano. En principio, la instalación acabará con la polémica en torno a los actuales separadores, que a pesar de ganar un concurso de ideas cuyo jurado componían diversos expertos, lo cierto es que han desatado un rechazo popular casi unánime. De hecho, este blog ha dedicado más de una entrada a denunciar estos separadores de hormigón. En el caso de la ronda histórica, los accidentes se han sucedido a diario durante estos dos años, con vehículos volcados incluso, personas gravemente heridas, lesiones de todo tipo, etc. En este aspecto, el Ayuntamiento de Sevilla recuerda que en la mayoría de los casos, los accidentes se han producido porque los conductores circulaban a una excesiva velocidad y no pudieron cambiar de carril a tiempo. De hecho, el Ayuntamiento señala que ya ha ganado algunos juicios de conductores que habían acudido a los tribunales por este motivo, incluido uno al que el juez le ha indicado que el motivo del accidente es que triplicara el límite de alcohol permitido. Sin embargo, los propios conductores de Tussam también se habían quejado de estos separadores de hormigón, anclados al suelos, y que más de una vez se han llevado por delante los propios autobuses municipales al realizar cualquier maniobra o intentar evitar alguna rama de árbol.

Pues bien, ahora llegarán a Sevilla las llamadas “aletas de tiburón”, y siento deciros que: “no es oro todo lo que reluce”. Tras rebuscar información en Internet y hablar con amigos que viven en Madrid puedo aseguraros que estas “aletas de tiburón” también traerán cola, y no precisamente la de este depredador marino. En la capital de España no cesan las críticas sobre este modelo de separador de carril puesto que lo consideran bastante consistente (si hubieran probado los de hormigón no sé qué habrían hecho) y sobre todo porque en muchas ocasiones al sobrepasarlo y quedarse en el bajo del coche inmoviliza al completo el vehículo, vamos: “ni pá lante ni pá tras”. Prueba de ello es la foto que os muestro justo arriba donde se puede observar un taxi que queda encajado por culpa de estos separadores.

En fin, que el debate está servido y al menos pienso que serán menos peligrosos que los que actualmente tenemos de hormigón ¿o no? Como siempre, vuestra opinión es la que cuenta: ¿Qué os parecen los nuevos modelos? ¿Serán mejores que los de hormigón? ¿Habéis presenciado algún accidente? ¿Habéis visto los de Madrid? ¿Nos meterán en la sopa las aletas de tiburón al igual que han hecho con las setas de la encarnación? ¿Qué habríais hecho ustedes?

Abrir chat
1
Hola 👋🏻, ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by