Dicen que la Semana Santa es una pasión que se bebe desde muy pequeño, una tradición que pasa de padres a hijos. Laura ha vivido una semana muy intensa llena de incienso, pasos, marchas, nazarenos y muchos caramelos. En su sonrisa infinita he sentido que ha vivido unos días felices. En sus ojos llenos de ilusión he visto reflejado a Dios.

Aún no ha aprendido a persignarse delante de un paso, pero no ha sido ningún impedimento para mostrar su respeto ante Dios en la calle: “Se ha llevado toda la Semana Santa lanzando besos a todos los Cristos y Vírgenes que veía pasar, y sin que nadie le dijera nada”.

Ojala recuerde siempre esta ‘su primera Semana Santa’ con la misma felicidad que lo harán sus padres.

Sinceramente, esta noche podré dormir algo más tranquilo sabiendo que mis generaciones venideras tendrán, al menos, la sabia de ser grandes cofrades.

Laura en brazos del gran maestro de capataces: Alberto Gallardo
(Delante de la Virgen de las Angustias de Los Gitanos)

Abrir chat
1
Hola 👋🏻, ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by