¿Alguna vez os habéis preguntado cuándo y por qué se estrenó esta trascendental marcha? ¿Cuáles fueron sus orígenes? ¿En qué lugar de Sevilla se escuchó por primera vez?…

La marcha La Saeta de Joan Manuel Serrat se ha convertido, con el pasar de los tiempos, en todo un clásico de nuestra Semana Santa e incluso en un himno para Ntro. Padre Jesús de la Salud de la hermandad de Los Gitanos de Sevilla. Una pieza musical que ha traspasado las fronteras cofrades interpretándose en otros ámbitos bien distintos y que aún hoy sigue poniendo los ‘pelos de punta’ cada vez que se escucha interpretar. Quizás, y no me equivoque, se trata de uno de los grandes fenómenos musicales de la historia de nuestra Semana Santa, marcando un antes y después. Y es que a pesar de haber pasado casi 25 años de su estreno, continúa siendo una interpretación musical indispensable para muchas cofradías de toda España, y me consta que partes del extranjero.

Si bien, la primera vez que la marcha La Saeta sonó en la antigua Hispalis (y en el mundo entero) fue en la sevillana y cofrade plaza de San Román en el año 1988. Ese año, la antigua agrupación musical de los “Despojos” (ahora Virgen de los Reyes) tocaba una cuaresma detrás de Ntro. Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras que salía de forma excepcional celebrando su 50º aniversario fundacional. Sucedió delante del arco de la iglesia, frente a una representación de la Hermandad de Los Gitanos. (Ver video, suena primero Cristo de San Julián, Cristo de Los Gitanos y se estrena oficialmente la marcha La Saeta).

Curiosamente la marcha se estrenó incompleta, estaba recién terminada y no la acabaron de montar bien (puede apreciarse en el video), pero aún así la gente quedó impactada desde el primer día. En la madrugada siguiente (Madrugá de 1988) cuando la tocaron -bastante más arreglada- al Señor de la Salud en su salida, “San Román se vino literalmente abajo… fue algo impresionante”. Según cuentan algunos músicos de la antigua banda: “No sé cuantas veces tuvimos que tocarla durante el recorrido…innumerables”. Curiosamente, ese mismo año levantaron la prohibición de tocar durante la carrera oficial piezas musicales con cierto ritmo (por ejemplo, Campanilleros) y por tanto, La Saeta se escuchó por vez primera también en Campana… cuentan que los aplausos se escucharon hasta el final de Sierpes. Ahora, es todo un clásico en Campana.

Es importante señalar que la marcha ya la tocaba, años atrás, la antigua banda de las Angustias pero pasando casi inadvertida para todos. Esta banda sacó una primera versión a mediados de los 80 (grabada incluso en un disco con la sevillana casa Pasarela). Pero la versión que todos conocemos se popularizó definitivamente en 1988 con la antigua banda de Jesús Despojado. Un año después, esta banda graba por primera vez la marcha en un disco, alcanzado la popularidad total. Es decir, fue con la antigua agrupación musical de Jesús Despojados de sus Vestiduras cuando tomó trascendencia. De hecho, marcó un antes y después en el panorama musical cofrade. Y en suma, se convirtió desde un primer momento en todo un himno de Ntro. Padre Jesús de la Salud (Los Gitanos).

Una marcha que ha conseguido tomar mayor popularidad que la canción de Serrat de la que se originó. Recordemos incluso que la gran Rocío Jurado cantó en la EXPO’92 esta pieza musical siguiendo la forma de la marcha, no de la canción.

Os dejo este documento histórico (gracias al estupendo blog de la banda ‘Virgen de los Reyes’) que muestra la primera vez que Sevilla escucha oficialmente la trascendental y maravillosa marcha La Saeta.