Esta mañana, camino del trabajo, me encontré con esta triste ‘estampa’. En cuanto lo vi no dude ni un solo instante en hacer la fotografía con el móvil y enviarla automáticamente por correo electrónico a distintos compañeros y amigos periodistas. Antes, incluso, que subirla al Blog o a otras Redes Sociales. A pocas horas, la fotografía estaba protagonizando varias portadas de medios digitales. (‘ABC’, ‘Pasión en Sevilla’, Diario de Sevilla y también El Correo de Andalucía’).

Sobre la pintada ‘pro-abortista’ creo que sobran las palabras. De todos modos, aprovecho la ocasión para denunciar que esta iglesia sufre ‘semana sí semana no’ actos vandálicos de este tipo (además del terrible estado de su circulación y aparcamientos de coches). Pintadas de todo tipo. Es más, si caminamos por las calles adyacentes a la plaza de San Román comprobaremos cómo no sólo la fachada de la iglesia es la única afectada… la mayor parte de las paredes de las casas están llenas de estas pinturas que más que ‘arte’ son una (…) para aquellos que como yo no dejan de gastarse dinero en mantener decente su propia casa. Al final, terminaré por llegar a un acuerdo con el ‘artista de turno’ para que al menos, pinte algo de mi gusto. Lo peor es que nunca lo pillo.

Horas más tardes (18:00 horas), volví a pasar por la plaza de San Román y, casualmente, me encuentro que operarios de la limpieza estaban limpiando todo. Dicho sea de paso, lloviendo. Además, la foto es muy significativa, por un lado un coche mal estacionado justo en la puerta de la Iglesia, por otro se observa la solución o ‘chapuza’ que le tienen que dar los pobres operarios (se queda el churrete ese, por lo visto no se puede hacer otra cosa, de momento) y por último, si nos fijamos bien aparece también una bici mal estacionada (amarrada a una señal de tráfico que se lee ‘Retirada de grúa’). A veces, una imagen vale más que mil palabras.