La pasada Madrugá viví algo insólito que quiero compartir con todos vosotros. Me encontraba en plena plaza de la Campana disfrutando –y mucho- del discurrir de las cofradías cuando en un momento determinado decidimos (mi mujer y yo) acudir al servicio, como la mayoría de los que estamos ahí sentados durante largas y frías horas. Lo cierto es que nos dirigimos hacia la cafetería que teníamos más cercana: ‘Starbucks Cofee’, situada de esquina en plena Plaza de la Campana. Tras estar más de 20 minutos esperando una larga cola que salía del establecimiento aparece de buenas a primeras una encargada anunciando a todos los que allí estábamos que desde ese mismo instante sólo podrían entrar al servicio los que consumieran algo en el establecimiento, los que no, no entrarían. Impresionante. Nunca había escuchado algo igual. La cosa es que la encargada se quedó tan ‘pancha’ pese a las miles de protestas que estaba escuchando. Como podéis imaginar la gente comenzó a decir de todo, pedir hojas de reclamaciones, etc. Hasta alguno que otro había que cogía tickets del propio suelo para que le dejaran entrar al servicio como fuera. Para mi, no era momento (de eso se aprovechan) para ponerme a discutir, sobre todo porque ya aparecía el paso del Stmo. Cristo de las Tres Caídas de Triana por la otra esquina de la Campana.

Han pasado días y aún sigo preguntándome si esto es legal (por lo que he podido investigar: NO) y sobre todo por qué las fuerzas del orden no tienen un mayor control de estas desvergüenzas. Como es lógico, y aunque no suela hacerlo, os invito a no entrar nunca más en este ‘Starbucks Cofee’ no vaya a ser que os vayan a cobrar tan sólo por entrar.

Fotografía: Tomada con el móvil esta misma Madrugá.

1
Hola 👋🏻, ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by