Nunca mejor dicho ¿no?… Ayer, paseando camino de la calle del infierno -o de los cacharritos, como prefieran- me encontré con este hombre bien sujeto a una farola de la Feria. Una ‘estampa’ bastante clásica de estos días donde el rebujito -y lo que no es rebujito- juegan malas pasadas. La foto la tomé tras cerciorarme de que el ‘sujeto’ no presentaba ningún estado grave, tan sólo se encontraba con una ‘papa’ muy gorda que hizo que tuviera que agarrarse bien fuerte a alguna farola para no… ir gateando por todo el Real de la Feria de Sevilla.

Como dije hace días, ojalá sean estos los únicos incidentes importantes que se den en esta Feria de 2010. Porque, todo sea cogerse una buena borrachera, abrazarse a una farola y esperar que pasen las horas y las horas.

Feliz Feria a tod@s y por favor, cuidado con agarrarse fuerte a las farolas, no vayamos a tirar alguna… que no está la cosa para poner nuevo alumbrado público.